Comunicado: Las mujeres intersex son mujeres y no “padecen” ninguna enfermedad ni malformación

Desde organizaciones y asociaciones de personas intersex del Estado Español –KALEIDOS (Organización Intersex por la Diversidad), GrApSIA (Grupo de Apoyo a personas y familiares con Insensibilidad a los Andrógenos), Caminar Intersex, Grupo de Apoyo Krisol Pro Derechos Humanos Intersex Adriano Antinoo–, con el apoyo de otras agrupaciones de ámbito internacional –Brújula Intersexual, Orquídea Intersexual, NOAintersex, Vivir y Ser Intersex, Intersex y Andrógino, Unión Trans Intersex–, queremos denunciar públicamente las siguientes noticias publicadas durante los últimos días a través de diferentes medios de comunicación españoles:

La ignorancia social sobre la enorme diversidad de los cuerpos sexuados hace que, a día de hoy, tenga que ser noticia que existen mujeres con testículos y/o con cromosomas XY. Lo más alarmante y doloroso es el morbo y el sensacionalismo cruel que envuelven a este tipo de informaciones y que, como en este caso, contribuyen a perpetuar el estigma y sufrimiento sobre las personas con algún tipo de variante intersexual, tanto adultas como adolescentes y criaturas. Este tipo de artículos, en los que se evidencia la falta de información sobre qué son las intersexualidades y qué implica ser intersex –sumado a la ausencia de fuentes de personas de nuestros colectivos– generan odio, discriminación y violencia contra nuestra comunidad. Además, por supuesto, de continuar patologizando, estigmatizando, y poniendo en el punto de mira nuestros cuerpos.

La utilización de una terminología clínica y patológica, en lugar de hablar de variaciones naturales en los cuerpos, se observa en todos los medios de comunicación mencionados. Antena3.com nombra tres veces distintas la insensibilidad a los andrógenos como una “enfermedad”. Los cuatro medios, además, utilizan conceptos como “padecer”, “afección” o “malformaciones”.

La falta de rigor informativo y la búsqueda de morbo y sensacionalismo se evidencian en el uso de frases como “un caso médico excepcional ha ocurrido en la India” en el caso de Sport.es, o “la mujer padece una extraña condición llamada síndrome de insensibilidad de los andrógenos y genéticamente es un hombre”. De la misma forma que observamos el desconocimiento sobre lo que implicaría ser insensible a los andrógenos. El medio Sport.es afirma, “el médico también realizó una prueba y descubrió que su complemento cromosómico era XY, y no XX, por lo que terminó por confirmar que era un hombre”, “al tener los testículos dentro de su cuerpo, la paciente no había segregado testosterona, por lo que por fuera era una mujer ” (sí que se produce testosterona, pero esta “feminiza” en lugar de “virilizar”), “sorprendentemente, su hermana también padece la misma enfermedad” (en la Insensibilidad a los andrógenos es común que haya hermanas con la misma condición). En 20minutos.es, “como sus testículos permanecieron sin desarrollar dentro del cuerpo, no hubo secreción de testosterona. Sus hormonas femeninas, por otro lado, le dieron la apariencia de una mujer” (igual que antes, es la propia testosterona la que “feminiza”). Y en Elespañol.com: “como sus testículos permanecían sin desarrollar dentro del cuerpo, no había secreción de testosterona. Sus hormonas femeninas, por otro lado, le daban la apariencia de una mujer”, “…su complemento cromosómico era XY y no XX, como el de una mujer” (hay mujeres XY, como también hay mujeres X0, etc…), “los doctores le han recomendado que continúe viviendo la vida como hasta ahora ya que esta persona ha crecido como una mujer”.

Además de lo ya añadido, también se pone en cuestionamiento –constantemente– tanto el sexo como la identidad de género de una mujer que se identifica como mujer: “Una mujer de 30 años de la India se ha enterado de que es un hombre”, “realizaron sus exámenes médicos y descubrieron que en realidad esta mujer es biológicamente un hombre que padece cáncer testicular”, “pero tiene apariencia física o rasgos de mujer”, 20minutos.es. Asimismo, Elespañol.com: “una mujer india del distrito de Birbhum ha descubierto que, genéticamente, es un hombre”. Por su parte, en Sport.es: “Una mujer en la India va al médico por un dolor abdominal y el diagnóstico es que es un hombre”. Tanto Antena3.com como Elespañol.com afirman que por tener testículos o cromosomas XY esta mujer descubre “su verdadera identidad”. Como dice Antena3.com: “al tener los testículos dentro de su cuerpo, la paciente no había segregado testosterona, por lo que por fuera era una mujer”, “y descubrieron su verdadera identidad”, “tras realizar una prueba de cariotipo, se reveló que su complemento cromosómico era ‘XY’ y no ‘XX’, como es el de una mujer”.

Después de recoger todas estas afirmaciones con las que discrepamos y que consideramos fuera de lugar, también nos sentimos con la responsabilidad de poner sobre la mesa qué son las intersexualidades y qué implica ser intersex.

Por eso, nos gustaría añadir que las personas intersex nacemos con características sexuales (cromosomas, gónadas, genitales, y anatomía reproductiva) que no encajan en la norma binaria de cuerpos masculinos o femeninos. Algunas características son visibles en la apariencia externa mientras que otras no se descubren hasta la pubertad, o más adelante, como es el caso de la mujer de la que hablan estos artículos. Por tanto, la insensibilidad a los andrógenos no es una enfermedad, ni una patología, sino que forma parte de un abanico muy amplio de condiciones diversas y variaciones corporales naturales. Independientemente de las características sexuales que tengamos, cada persona se identifica con una identidad de género diferente y vive diversas orientaciones del deseo sexual, que en ningún caso son excluyentes, sino flexibles y comunicantes. Por lo tanto, y por poner un ejemplo frente al caso que nos ocupa, una mujer intersex no es menos mujer que una mujer endosex (no intersex). Al mismo tiempo, aunque las intersexualidades definen nuestras anatomías y, a priori, no nuestro género –aunque las intervenciones médicas, sociales y mediáticas insistan en lo contrario–, es cierto que también pueden ayudar a identificarnos, a aliarnos para luchar contra las violencias, y a complejizar y embellecer el género, históricamente binario y marcado por el patrón cisheteronormativo. Esto es, el sexo, así como el género y el deseo, son hermosamente complejos y fluidos.

A través de esta acción queremos manifestar el malestar y la profunda indignación que nos ha generado a colectivos y personas intersex. Nuestro objetivo es señalar este tipo de conductas para invitar a la reflexión colectiva y evitar así que vuelvan a tener lugar. Por eso, hemos decidido denunciarlo públicamente y exigir que los medios donde han sido difundidas pidan disculpas y retiren las noticias. Nuestra pretensión es acabar con este tipo de informaciones desinformadas y desinformadoras para que no vuelvan a tener lugar y dejen de generar odio hacia muchas personas –menores incluidas– y hacia sus familias. Las personas intersex no sólo existimos sino que estamos aquí, somos accesibles, y tenemos voz.

Desde organizaciones y asociaciones intersex nacionales e internacionales estamos luchando, cada día, para reivindicar los derechos humanos de nuestro colectivo y por conseguir conjuntamente un mundo más justo, diverso e igualitario para todas las personas. Gracias al trabajo de toda la sociedad, incluido el de los medios y las agencias de comunicación, podremos conseguirlo.

Organizaciones firmantes: